Seguinos por Email

Buscar en este Sitio web

Conduce un coche de la Linea 543 y actua en la nueva peli de Martin Piroyansky.

Alejandro Piriz es uruguayo y llegó hace un año a Lomas de Zamora. Trabajó en la película “Porno para principiantes” y maneja un interno de la 543.
Compartilo:
Alejandro Piriz es uruguayo y llegó hace un año a Lomas de Zamora. Trabajó en la película “Porno para principiantes” y maneja un interno de la 543.



Aunque lleva un año radicado en el país, Alejandro Piriz Pesoa conduce el colectivo 543 con admirable aplomo, como el más aplicado de los choferes de la empresa Yitos, seguro de cargar en su memoria hasta el mínimo detalle del recorrido desde el centro de Lomas de Zamora hasta la Universidad, Parque Barón y la cárcel del distrito. Cara a cara con cada pasajero que sube al estribo, la amplia sonrisa de este ex stripper, actor, modelo, ex futbolista y colectivero uruguayo pareciera ser la contraseña que invita a una charla con mate y bizcochos.

Piriz hace otro aporte inestimable para reforzar la atmósfera familiar que se renueva en cada parada: se toma un instante para saludar a los pasajeros antes de retomar la marcha. “Según cómo somos con los demás, así somos nosotros. Lo aplico en mi trabajo para empezar y terminar bien el día”, revela su premisa.

La gente no termina de sorprenderse ante tanta deferencia -su marca distintiva, que aplicaba durante los doce años que fatigó como chofer de la cooperativa COETC, en Uruguay-, cuando el propio conductor se topa con una salida inesperada de sus interlocutores. “¿No sos el de la película?”, lo indagan seguido últimamente, una reacción espontánea que desplaza las consultas sobre la forma de llegar al Cruce Lomas o a la cancha de Los Andes.



La faceta actoral de Piriz empezó a ser un tema de conversación frecuente a partir de su participación en la película paródica “Porno para principiantes”, una producción uruguayo-argentina estrenada en las dos orillas del Río de la Plata a principios de octubre pasado.

En el personaje del enfermero afrouruguayo Obdulio, que Piriz interpreta con suficiencia en la ficción, es imposible entrever el hábil mediocampista o puntero izquierdo (una especie en extinción que resiste en tierras orientales) que también forma parte de las múltiples vidas transitadas en sus 40 años por este descendiente de africanos de Cabo Verde, brasileños y españoles.

La pasión de Piriz por la pelota arrancó en Paso de la Arena, el barrio de Montevideo donde el ex presidente Pepe Mujica es el vecino más famoso, reconocido por sus pares como “muy solidario y querido, accesible, sencillo y dispuesto a dar una mano”. En esa barriada descolorida, de casas poco vistosas, fábricas que tambalean y esforzados obreros que se levanta al pie del Cerro, Piriz empezó a forjar su carrera de futbolista en los clubes Covicema, El Sauce y Huracán. Después lució su prodigiosa zurda en las inferiores de Cerro y en los planteles superiores de Kallithea de Grecia y Florida de Uruguay.

“En Lomas jugué en el equipo de la empresa de transporte a la que pertenezco. Pero preferí dejar porque el entrenamiento era casi profesional, en Parque Villa Albertina, y no quería lesionarme”. Así, sin lamentos, resume Piriz el epílogo de su carrera de futbolista. El colectivero de Lomas prefirió cambiar ese exigente compromiso por una rutina de ejercicios en un gimnasio y una dieta saludable. “Todo eso es clave para rendir física y mentalmente mientras manejo, siempre expuesto a tensiones y situaciones límite”. El ritmo más relajado que eligió empieza, a primera hora de cada jornada, caminando por Álvaro Barros. “Esa calle llena de barro me inspira para arrancar el día con la mejor predisposición. Me inspiran el silencio de las fábricas y los sonidos de los perros y los pájaros. Eso me recuerda cuando iba a la escuela pública 188 y al colegio San José de Providencia, en el barrio Belvedere de Montevideo”, deja fluir la nostalgia.



Los cuidados que Piriz imprime a su rutina en Lomas también lo estimulan a esperar confiado el llamado para actuar en una obra de teatro, cine o televisión. “Estoy listo para hacer cualquier casting”, declara. Así, tan seguro de sus cualidades, fue llevado por su madre a una prueba y despegó como el precoz modelo publicitario de 14 años que se animaba a promocionar una bebida gaseosa y una marca de chocolates de Uruguay.

Piriz revuelve el arcón de su historia de vida y rescata sus performances como stripper con suceso binacional. “En Uruguay se trata de un show artístico, creativo y con gran producción, en el que se destaca el baile. Cuando me tocó actuar en Golden, en Buenos Aires, en cambio, me pareció más bizarro y mucho más volcado a los cuerpos desnudos”, define, despojado de cualquier atisbo de hipocresía. Fiel a sus principios.

Compartilo:
Proxima
Esta es la nota mas reciente.
Previous
Entrada antigua

Lomas-de-Zamora

Noticias

Transporte

Escribí tu comentario: